Ciudadana del mundo, nacida en Uruguay, país pequeño de grandes corazones, rica carne y bonitas playas. Desde hace varios años transito tierras españolas, la sierra madrileña y ahora Valencia, cerca del mar. Mujer viva, dulce pero con carácter, luchadora y leal. Amante de la vida y aprendiza incansable. Luminosa en su Ser. Imagen: Salto(Uruguay)

¡¡¡ Bienvenidos corazones !!!

Si transitas este espacio, deseo que disfrutes del contenido de mi Blog y que este trocito de mi mundo nos ayude a sentirnos más cercanos y a compartir el hilo de la vida. De corazón a corazón, Patty.

Puede que a veces parezca ausente, pero aunque no veas las palabras mi esencia está allí y mi Ser te recibe con amor.

Los escritos son de mi autoría y las imágenes propias o prestadas de la red.

9 de octubre de 2016

Un nuevo día para ser feliz

 
Hoy es domingo.
Para muchos uno de los días más esperados. Para otros una ventana a percibir la soledad y melancolía.
Siempre, todo depende del cristal con que se miran las cosas y de donde decides posicionarte.
En mi caso prefiero dibujarme un domingo silencioso o musical, ese día de reflexión y descanso en el que tantas cosas cobran vida, esas a las que durante la semana el reloj nunca da paso.
Es que a veces me postergo y el domingo me reencuentro para darme un abrazo gigante, para seguir la espiral de los girasoles o sumergirme de lleno en la vida. Me tiro sin paracaídas, salto por los tejados, contemplo alucinada una mariposa, buceo durante horas sin tanque.¡Total, nací con alas!
Y lo mejor de todo es que no tengo que moverme de mi sitio para vivir grandes aventuras. 
Y vos estás aunque no te veas, estás compartiendo, respirando a mi lado la ilusión de estar vivo. Vos también estás aprendiendo a volar, a despegarte el pasado y ver la luz sin túnel, resplandeciente sin más. No hace falta mucho para reír y cantar, para asombrarte con los regalos que el universo trae en silencio o con batucada, para bailar hasta marearte y caer sentada en el pasto, para gritar la libertad por los poros y atardecer satisfecha.
No hace me falta nada, sólo estar atenta, rendida ante las maravillas de la vida, agradecida y liviana.
Y así transcurre este domingo de octubre, 
entre vuelos y verdades 
con el amor por bandera 
y la esperanza cosida al cuello.
 
 

No hay comentarios: