¡¡¡ Bienvenidos corazones !!!

Deseo que disfrutes del contenido de este espacio, toma con cuidado sus curvas, atiende los silencios, respira profundamente y siente. Ojalá que este trocito de mi mundo nos ayude a acercarnos y así compartir el hilo de la vida. De corazón a corazón, Patty.

Puede que a veces parezca ausente, pero aunque no veas las palabras mi esencia está allí y mi Ser te recibe con Amor.

Los escritos son de mi autoría y las imágenes propias o prestadas de la red.

28 de diciembre de 2009

Ámame...


Ámame..., no dejes de amarme

Estrecha mi cuerpo contra el tuyo
hasta fundirnos en un alma

Siente como mi corazón desbocado
te devuelve tu aliento en mi cuello

Hunde tus dedos en mi suave piel
hasta que el amor sangre en deseo

Enciéndeme y vacíame sin medida
elevándome hacia el firmamento

Ángeles y demonios se disputan
el gozo aventurado de nuestros cuerpos

Ámame..., no dejes de amarme

me fui...


Caí por un precipicio sin ni siquiera darme cuenta el día que el aire me desprendió la piel. Me equivoqué. No respeté mi intuición ni seguí mi corazón. Me dejé marear y perdí el oxígeno en una nube de cuentos y proyectos que no me pertenecían. Desarmé mi mundo, arranqué mis raíces con violencia y sin razón. Las nervaduras dejaron de alimentarme, de sostenerme...., sin tierra ni mar amigos. El alma se escondió de sí misma huyendo de las ráfagas que la golpeaban, que me sacudían. Vine a vivir la vida de otro, dejando la mía postergada. Metí en un cajón gigante lo que creí que era personal. El corazón me pedía a gritos los abrazos que quedaron del otro lado del océano. Entonces comprendí cuánto me importaba, cuan valioso era mi pequeño mundo. La distancia estaba impuesta..., duramente impuesta. Adquiría una dimensión gigantesca ante el dolor de no estar, de no tocar, de no ver..., todo aquello que había ayudado a construirme, a cimentarme, a fortalecerme..., a hacerme la mujer que era. A la deriva emprendí un viaje en mi interior donde me aferraba al archivo de mis vivencias, a los latidos de mi corazón que se movían junto con mis recuerdos. Recuerdos de amor, de lucha, de crecimiento, de dolor, de todo mi sentir... Mi pequeña gran cuidad..., mi Montevideo..., que aparecía más clara desde la distancia que caminando por sus propias calles. La rambla, las caminatas por la playa, las idas al parque con Etna, mis hijos corriendo en la vereda o tirándose por las rampas del parque con sus patinetas. La gente, las voces, el acento que nunca había descubierto como dulce y amable. Mis viejos queridos y ya mayores, cada uno en su cueva defendiendo su territorio el uno del otro pero enredados hasta la muerte. Los amigos de toda la vida, los de veinte años, los más nuevos..., pero todos verdaderos. Los asados y las pizzas amasadas en casa..., el parrillero , la estufa a leña encendida. Mi pueblo, mi gente, mi vida. Entonces entendí el significado de desarraigo en mi piel y mi alma comenzó a llorar.

27 de diciembre de 2009

Recital en Torrent, Diciembre 16




Cuantas veces he pensado
que de un asteroide he caído,
un día que no recuerdo
en que perdí el equilibrio

No comprendo en mi entorno
tanta falta de armonía,
tanta lucha sin razón
y una naturaleza oprimida

Quizá esta "humanidad"
sea para mi malentendida,
ya que en mi concepto entran:
libertad, igualdad y empatía

Los colores un problema,
los idiomas otro tanto;
la gente a penas se mira
y el amor es un relato

Dónde diablos he caído?
con tanto malos tratos,
donde los ciegos caminan
entre miserias de tantos

Miro el cielo por la noche
buscando mi hogar perdido
donde la libertad es bandera
y la igualdad no es un mito

Los caminos llevan a ti


Todos los caminos llevan a ti

Dormida te sueño y pierdo la paz,

y en una pesadilla te encuentro

Por el día eres una película

que invade mi retina sin descanso


El teléfono en un inconsciente frenesí

sólo marca tu número


En la noche de compañías y locura
busco tu olor en pieles ajenas


Regreso a casa perdida y cansada

y cocino para dos


Caigo rendida en mi cama

donde encuentro el vacío de ti

sin tiempo


Sostengo en mis manos el tiempo
guardando cada momento con esmero

Retengo la noche que velada
de caricias y deseos me envuelve,
llevándome a la culminación del placer
en un grito de instinto y fuego

Al amanecer observo tu figura
tendida a mi lado llena de gozo,
de residuos de nuestra piel y sentidos
y detengo el tiempo, reteniéndote

No quiero que despiertes y te desvanezcas
en tu ropa, llevándote lejos de mi
Congelo este momento en mi retina
quedándome a tu lado, inmóvil

Sostengo en mis manos el tiempo,
esperando volver a saborearte

21 de diciembre de 2009


Amada mía, tu piel me seduce
con su tersura, nívea, perfecta
Tus pechos turgentes provocan mi lengua
que se aventura en descubrirlos

Tu vientre que me conduce
al monte encantado donde me quedo
casi sin aliento, devorándolo,
condenándome al deseo infinito

Tus pies, pequeños y delicados,
como caramelos deliciosos saboreo
Subo por tus piernas firmes
que me abren el camino al tesoro escondido

Allí, sucumbo ante la delicias conquistadas
Juego con el clítoris que me espera erguido,
mientras noto mi sexo desbocado de placer
Allí te poseo en un gozo demencial sin medida

19 de diciembre de 2009


Olor a tierra mojada,
a pasto recién segado,
a flores de estación.
Estás en casa,
huele a vida.

18 de diciembre de 2009



Todos los días se parecen a ti
Todas las horas me devuelven tu piel

Todos los segundos saben a tu miel

Todas las noches, eres para mi


Me siento noche clara
que enciende el firmamento de estrellas
con la luz que mi aura desprende

Me siento brisa suave
que acaricia tus labios jugosos
que esperan ansiosos mi beso

Me siento ombú erguido y frondoso
que sostiene tu alma,
meciéndola con ternura

Arrullemos nuestro amor
con la delicadeza de una gota de rocío.


¿Cómo buscarte en esta oscuridad
que me envuelve con mantos espesos

que no dejan ver, ni oir, ni sentir?


¿Dónde encontrar ese hilo de luz divina

que ilumine un sendero dibujado para mi

en un mágico bosque a tu geografía?


Me he perdido sin quererlo.

Se han cerrado las puertas a la magia

en la que navegábamos al unísono

Ahora un arduo laberinto se abre frente a mi

ahogando las intenciones y anhelos,

quitándome el aliento mientras desespero


De pronto, tras un grito desgarrador de nueva vida,

un arcoiris pinta mi día de luz.

Abro los ojos, y estás aquí.




12 de diciembre de 2009


Flujo desenfrenado que hierves en mi ser
como lava incandescente que baña
la ladera
de un volcán que respira deseo

Alud natural de fertilidad que cubres
con tu blanquecino manto
las colinas,
en el camino al monte de venus


Aliento que se une a la brisa
silbando
melodías de músicas demoníacas
que bajo la seda bailan la lujuria de una noche


Gritos ahogados por el placer

de una cabalgata entre bosques húmedos
de brazos que arden en el fuego clandestino


Mujer sinuosa, de líneas que provocan
los instintos de mi fiera escondida,
hasta sucumbir en tu danza de velos

8 de diciembre de 2009


Llevo tiempo sin escribirte..., quizá me haya quedado sin palabras o quizá, ya lo haya dicho todo. Hoy, sentada junto a la ventana miro el mar que se agita como mis entrañas. Mis entrañas que me cuentan de sinsabores y alegrías precipitándome, en un momento, en la dicha o el desasosiego. Mi mundo interior, el que jamás intentaste explorar..., el que nunca te atrajo. Te quedaste en las colinas, .... en la geografía, olvidando la profundidad de mis mares. Y pienso en aquellas diferencias que un día creí consecuentes en su variedad y complemento. Pero el puzzle solamente tomaba forma en mi cabeza. Me quedo largo rato sumida en mi pensar. A veces me caigo en un precipicio y mientras caigo, se vacía todo mi ser, dejándome sin aliento. Antes de tocar fondo entiendo que no hay abismo tan profundo del que no pueda salir y, entonces, recobro el aire, el color, la medida. Tantas veces me empujaste..., tan pocas veces intentaste rescatarme... No eres ni una rana..., ni siquiera un ósculo podría sacarte de la condición en la que alguna bruja malévola te sumió en tiempos remotos. Mientras, yo nado a la deriva de tu orilla intentando anclar en alguna cala agreste en la que alimentar mi alma de tu escondida naturaleza amable. Remo sin medida luchando con el oleaje de tu soberbia, tu orgullo y poca empatía. El mar me deja en la arena casi dormida, agotada pero siempre con esperanza. Entonces cojo nuevamente mi pluma y la mojo de oportunidades. Entonces, ...vuelvo a escribirte.



Susurro..., susurro mío...,
fiel a mis sentidos,
oyente de los sentimientos
que florecen en mi pecho

Temblor de piel de seda
que envuelve el corazón
que late suave y firme
entre tus manos santas

Plausible momento de paz
serena y clara, solitaria
entre las colonias de ángeles
que cuidan las almas

Murmullo de amor
en el que entregas tu calma
coronando la mañana
de nuevas esperanzas

7 de diciembre de 2009



Mujer que desprendes aromas
que envuelven mi razón
llevándome a la locura

Mujer, déjame penetrar en tu morada

vestido de piel deseosa

de naufragar en tu orilla


Me ahogo en los océanos
de deseo
que brota incansable

desde el diabólico fuego de tu ser


Me pierdo en tus labios jugosos

como fruta fresca del bosque

que salpica mi cara en un mordizco

Mujer, ...déjame tu sabor tatuado

mientras recorro las colinas

de tu mágica geografía

Mujer,... enciéndeme una vez más,

elévame hacia el sabroso infierno
de tu paraíso celestial

6 de diciembre de 2009

pedacito de mi


Como el agua clara,
surge de una fuente mi voz,
en un grito
de amor y de gloria
Felicidad que invade
mi ser
generoso de vida
recién regalada
en un retoño
que en mi pecho descansa
Suave pequeño ser,

que en tu manita guardas

la fuerza de un gigante

dirigiendo mis días y noches
Luz de mi camino

que brindas a mi corazón
la dicha
de este encuentro
anhelado
desde las nueve lunas
Nuestras almas bailan

en un bals de esperanza

coloreando nuestro camino

de nuevos sueños

otro encuentro


Demasiado breve nuestro encuentro.
Se enredan las hojas en un torbellino de viento
mientras tu figura se aleja entre la gente

y caen lentamente regresando a su soledad


Te pierdes y cuando te giras, a lo lejos,

apenas reconozco tus rasgos a la distancia

asegurados en mi memoria

por los trazos de un amor que atesoro.


Otra vez será, otro día habrá otra cita
forzada
en la distancia que se interpone

como una montaña que asoma en nuestras ventanas,

indomable o de cálidos senderos al corazón.


Te vas y me quedo, inmóvil,

en la necesidad de retenerte.
Te despido desde los suspiros de un día límpido

en un atardecer que nos pertenece.

2 de diciembre de 2009



Si fueras una flor comprenderías
que no es suficiente oler bien,
que el mundo no se apiada de ti
y tienes que hacer uso de tus espinas

Si fueras una tortuga sabrías
que salir de casa a veces es peligroso
y te puede hacer rodar en la desdicha
y que la dureza puede ser frágil

Si fueses un pez, entenderías
que el creer en lo que te ofrecen
te puede llevar a quedarte sin aire
y, en desventaja; llevarte a la agonía

Pero sólo eres un hombre
y entonces sólo entiendes lo que deseas entender
oyes sin escuchar y miras sin ver
y la naturaleza tiembla bajo tus pies

Solamente naufrago en tu vientre,
en tu vientre cálido y terso
que me acoge desde el infinito
de la esencia divina

Me caigo soltándome de tus párpados
que agotados de un trajinar
se cierran buscando el sosiego de un descanso
mientras yo irrumpo en tu pupila

Estoy colgada de tus brazos
mientras tus manos intentan sostenerme
y tus dedos dibujan finamente
la silueta perdida en el espejo

Me muevo sin sentido ni rumbo
en busca de un cuerpo que me rescate
de este viaje entre la luz y la oscuridad
en el que voluntariamente me he sumido

29 de noviembre de 2009

Arcoiris...


Arcoiris de mi cielo
pinta mi alma despacio,
dibújale bellos sueños
donde naufraguen mis llantos

Y entonces, entre colores
sabré que tu has llegado,
que los ángeles me cuidan
teniéndote ya a mi lado

Y si vuelves a partir
no seguiré llorando
porque pronto volverás
a navegar en mi barco

Pueblo dormido

El pueblo ha perdido sus sueños

Sus calles como serpentinas

anhelan las huellas dejadas

en tiempo de fiestas


Ya no ríen los rincones

a la vuelta de la esquina

donde los juegos invadían

cada hora del día


Dormida en una eterna siesta,

desfigurados los rostros

en las memorias ajenas,

la plazoleta solitaria se queda


Se alza la iglesia románica

y en la torre la cigüeña

piensa en cambiar su nido

buscando compañera


El pastor a lo lejos

en la ladera descansa

contando ya las ovejas

entre perros que ladran


Sólo las canas y arrugas,

fieles a los dulces momentos,

cuidan de lo poco que queda

de mi pequeño pueblo

28 de noviembre de 2009

Destellos de fuego...


Destellos de fuego
encienden mis noches
en mares de lava
que inundan mi valle húmedo

Amante, de torso fuerte
de brazos que me alzan al cielo
en gemidos de placer
en los que sucumbo

Envuelve con tu aliento
todo mi ser jadeante de deseo
hasta verme naufragar
en tus fecundos mares

Demonio alado
clava tus dientes de lujuria
en mi suave piel
transformándome en tu esclava.

24 de noviembre de 2009

Nouvelle cage


Une nouvelle maison
Un même quartier,
les mêmes arbres,
le même entour.
Le même village
et les mêmes gens.
Moi, déjà,
c'est pas la même chose.
Parfois, peut-être.
La tristesse d' un oiseau
dans sa nouvelle cage.

Corazón alado
que buscas en los bosques
tu ángel de la guarda

Corazón furtivo
que caminas indemne
sobre cama de espinas

Demonio endiosado
que persigue la luz
en búsqueda de vida

Pálpito que como tambor
en mi pecho anida
al acecho de la luna llena

Despójame de tus cadenas,
llama a las hadas dormidas,
devuélveme por fin la vida

Vacío


No estás aquí conmigo,
el vacío de ti llena la estancia
Me ahoga,
dejándome sin aliento

Tus sombras desfilan en mi pupila
persiguiéndose, ocultándose,
impregnando mi recuerdo con tu perfume
de violeta africana

Los gemidos de mi piel
reclaman tus caricias
que llevo tatuadas
desangrándome en su búsqueda

Como la lava invade el valle
solitario y dormido,
tu fuego perdido y ausente
quema mis entrañas de deseo

Te has ido,
dejando atrás todas nuestras palpitaciones,
los desencuentros cercados por demonios,
las sinrazones que nos unían

Estoy aquí,
revolcándome en tu ausencia
Tu ausencia que es también la mía
Tu ausencia en la que me abandono.

22 de noviembre de 2009

Mariquita traviesa


Cosquillitas, cosquillitas
de una mariquita traviesa
que se mete por mi ropa
y tranquila no me deja

La cogí en el jardín
y a mi cuarto la llevé
Entre hojas frescas
durmiendo allí la dejé

Cuando me quise acordar
no estaba ya en su lugar
Por entre mis juguetes
la comencé a buscar

Sonriendo me saludó
dentro de un mocasín
Sus antenitas agitó
pues no podía salir

A su rescate corrí
y contenta suspiró
Cosquillitas me hizo a mi
Cosquillitas le hice yo!!!

Ni ángel ni demonio



Ni ángel ni demonio.
Paz, tranquilidad y ternura.
Océanos comunes
en los cuales poder navegar juntos
sin dejar de anclar, cada uno,
en nuestras propias islas.

Un cielo límpido y luminoso
y la fortaleza de enfrentar la tormenta.
Una noche estrellada con luna
en la esperanza de un nuevo día.

Todo o nada.
Blanco o negro.
Sin grises,
sin mediocridades.

Un mar transparente
de aguas propias,
a veces mansas, a veces furiosas,
pero siempre nuestras.

21 de noviembre de 2009

Las palabras...


Palabras, ...palabras mías. palabras mías y tuyas.., y nuestras..., y vuestras.
Me envuelven y navegan en mi cabeza hasta que, en un momento, invaden mi pluma en la necesidad de plasmarse en un papel.
Casi de forma inconsciente se escapan como un torbellino de viento fresco salpicando de ideas nuevas ese cuaderno de apuntes.
Apuntes que no son apuntes porque no se corrigen, respetando la espontaneidad de los pensamientos que fluyen, naturales..., libres.
Los colores de mi alma expuestos en un arcoiris de cuentos del corazón, de la vida..., de nuestras vidas.
Palabras tan necesarias a veces y tan prescindibles otras tantas. Cuando las palabras son silencios y los silencios palabras que llenan o vacían nuestro diario vivir.
Sonoras en mi mente me acompañan en su soledad y multitud. Completan mi día dándome la mano hasta llegar a ti.
Palabras que me ayudan a contar, que me ayudan a sentir.
Te las regalo a diario para que te unas a mi, para que entiendas este mundo mío tan sencillo y tan vivo.
Palabras que muchas veces escribo para ti.